top of page

Mi interpretación de la historia de la Navidad

Si hoy fuera a explicar la historia de la Navidad, empezaría por María y José. Les contraria a las niñas y los niños que se querían mucho, que él le regalaba flores que le hacia en madera, un oficio muy bonito donde se construyen muebles y casas y cosas bonitas y/o útiles usando herramientas y la madera como materia prima. Que José cada vez que cortaba un árbol plantaba muchas semillas, para asegurarse que siempre hubiera arboles que proporcionaran sombra y madera, y ante todo oxígeno. Que a María le gustaba mucho cocinar y tenía una panadería, pero que también leía y le gustaba escribir, y como era de las pocas que sabia el arte de la lectura, le enseñaba a los demás y les ayudaba a escribir cartas y hablar sobre sus sentimientos. Que le hacia unos pastelitos muy ricos a José, y que cuando se cruzaban por la calle ambos se sonreían y sentían cosquillitas en el estómago. Que se casaron en una fiesta muy bonita, donde invitaron a todos los vecinos, comieron cosas ricas y bailaron por horas. Que el amor que ellos sentían era tan fuerte, que todos en la fiesta se sentían también queridos y felices. Que se fueron de luna de miel, cerquita, porque en esa época no había aviones o trenes ni coches, y en mula no se viaja tan cómodo. Resulto que María, en alguna de las tantas noches de amor, quedo embarazada, y que un día se enfermó y tuvo una fiebre muy alta que la hizo alucinar, como nos puede pasar a cualquiera, normal y ahí vio un ángel que se llamaba Anunciación, que vino a reconfortarla, y charlar un rato. Hablaron del amor y de cuanto ella y José se querían, de lo importante que es tener una pareja que te quiera mucho, que te cuide y te mime, que te aliente a ser mejor, que te acepte tal cual eres, que sea un gran amigo o una gran amiga, y de lo importante que es quererse y respetarse para tener hijos e hijas, que crezcan sanos y muy mimados, seguros de sus capacidades y talentos. También claro charlaron sobre el bebe que sería su hijo y ahí el Ángel, le habrá comentado que seria un niño muy especial, visionario y bondadoso.

Y había gente intolerante, de esos que se creen que a todo el que piensa distinto hay que destruir, de los que le tiene miedo a su sombra, de los que hay que mantener a la distancia, porque además pueden contagiar y causarnos estrés mental y emocional y que nunca hay que votar en una elección democrática, nunca dejarlos llegar al poder e imponer sus poquitas ideas de como tenemos que pensar o sentir o vivir, o a quien querer, o que religión tener, o quien es lindo y quien feo, quien vale y quien no. Y tenían armas y un ejercito y eran violentos y peligrosos.

Estos intolerantes, en aquella época, eran romanos, bueno, su Cesar, o sea, el mánager, que era un déspota incompetente, de esos que llegan al poder diciendo mentiras y dando patadas. Entre los ciudadanos había ingenieros y artistas, y arquitectos y muchos otros que hicieron cosas buenas, como construir la base de muchísimas ciudades, llevar el agua, inventar los números (no el cero, esos fueron los árabes) y probablemente también sufrirían el despotismo de su Cesar. Hoy por hoy Roma es un sitio muy bonito, pero en aquel momento el Cesar, que estaba un poco chipi y era muy supersticioso, y algún sacerdote le dijo que un niñito que estaba por nacer le quitaría el trono, que ya me dirás, que a la edad que el niñito pudiera cometer semejante acto probablemente el Cesar estaría retirado, pero no hizo bien las cuentas y se decidió a que ningún niño naciera en el pueblo así que todas las embarazadas tuvieron que exiliarse.

María y José se fueron con la misma mula de la luna de miel, ahora la pobre cargaba a María y bebe. Y encontraron un lugar donde les dejaron quedarse, y se rodearon de gente que les quería y respetaba, porque eso también es importante aprender, que a veces uno esta en un entorno donde no es feliz, y se puede seguir buscando, hasta encontrar otras personas con intereses y principios similares.

Y tuvieron un bebe sanito y le llamaron Jesús, y los vecinos vinieron a saludar y traer comida, y unos señores muy elegantes le trajeron 3 cosas que nunca entenderé para que le sirven a un bebe, oro, incienso y mirra… continuara


Comments


Publicaciones destacadas
Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Mensajes recientes
Archivo
Buscar Por Etiquetas
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page